II Jornada Convivencia protocolaria, Alicante 11 de junio

Hace justo ahora un año tomaba el testigo de mis compañeras de Zaragoza, Belén Egea, Beatriz Freixas y Carmen Gómez Miranda para celebrar la II Jornada de convivencia protocolaria en Alicante. Ellas pusieron el listón muy alto y espero que este año en Alicante tengamos la ocasión de reunirnos de nuevo por un día para hablar y compartir sobre protocolo, nuestra pasión.

La fecha será el próximo sábado 11 de junio, en un ambiente diferente en el que normalmente nos movemos, estamos preparando una jornada de convivencia que esperamos os guste. Vamos a aprovechar para visitar la exposición “Vikingos” que organizada junto al Museo Internacional de Dinamarca se mostrará por primera vez en España, en el Museo Arqueológico de Alicante. Además tendremos el mar mediterráneo a nuestros pies desde el Museo de la Volvo Ocean Race (uno de los eventos más importantes de nuestra ciudad de Alicante) y algunas sorpresas que aún no podemos desvelar. La Gastronomía alicantina será parada obligatoria para reponer fuerzas con los arroces y el tapeo alicantino… Una jornada irresistible!

Os dejamos el programa previsto aunque puede estar sujeto a alguna modificación horaria de última hora.

Mail para confirmación de reservas- ja@juliaalonso.es

Imprescindible confirmaciones antes del 3 de junio.

Programa

  • 9:00h Desayuno y Bienvenida. (Pequeña Luisa, C/París,1)
  • 11:00h Visita Museo Marq Alicante. Exposición Vikingos
  • 13:30 h Visita Museo de Arte Contemporáneo. MACA
  • 14:30h Comida
  • 17:00h Museo Volvo Ocean Race. Café 
  • 18:30h   Visita guiada a la Concatedral de San Nicolás e Iglesia de Santa María  de Alicante
  • 19,30h Despedida

 

#Alicante2016 (por @JuliaAlonso)

Alicante 2016! 10 y 11 de junio, por fin llegó el día!!

Cuando en el mes de mayo del año pasado cogí el testigo en Zaragoza para organizar las II Jornadas de convivencia protocolaria lo veía todo muy lejano. Pero el año se pasó demasiado rápido, y sin darnos cuenta llegó el día señalado en nuestras agendas, el 10 de junio.

El listón de Zaragoza había quedado muy alto. Bea, Belén y Carmen conocidas como el Comando Mañico,  habían organizado una primera jornada espectacular, así que tenía que pensar un programa que  estuviera a la altura. Alicante es una ciudad eminentemente turística así que me propuse mostrar todo nuestro esplendor cultural con toques folclóricos ya que estamos en plenas fiestas de las hogueras de San Juan.

Pero lo más importante además del programa en un evento, es la convocatoria. Sabía que mis compañeros de Zaragoza no faltarían, todos contaban los días para venir a Alicante, los viajes estaban ya organizados desde hacia meses, reservas de tren, hoteles, no parábamos de hablar de ello…  pero y el resto? La verdad es que me sorprendió porque finalmente nos llegamos a juntar 30 compañeros, todos expertos en protocolo. Sin duda un éxito.

La noche del viernes 10 para los que ya pernoctaban en Alicante, nos fuimos a cenar al Real Club de Regatas, al restaurante Aldebarán. Gracias a Cecilia y su equipo porque la elección de la terraza fue todo un acierto. Las vistas y el entorno son espectaculares sobre el puerto y la bahía de Alicante.

Aunque la noche se alargó, algo previsible porque no parábamos de hablar y ponernos al día de muchos temas, la jornada del día 11 empezaba a las 9 de la mañana. Quedamos para desayunar en Pequeña Luisa, una acogedora y moderna cafetería en el centro de Alicante donde fueron llegando los compañeros que faltaban. Y de allí al Museo Marq a visitar la exposición Vikingos. En el Marq por fin ya nos juntamos todos.

La exposición Vikingos realmente merece un post aparte. Noelia nuestra guía nos contó como era la sociedad vikinga aportando datos que realmente nos sorprendieron. A los que todavía no la habéis visitado os la recomiendo. Además al finalizar el pase, Encarni nos enseñó el Museo en la parte que también nos interesaba, la de poder organizar eventos allí mismo. Mención aparte la biblioteca del Museo, antigua capilla del hospital provincial donde se enclava el Museo. Agradecer a Yasmina Campello lo bien organizado que me lo dejó todo aunque ella no pudo acompañarnos ese día.

Y del Marq todos andando hacia la Mascletà. Como el calor apretaba, hicimos una parada en Espí para tomar una horchata y algún helado y todos directos a coger posiciones para ver y sentir la mascletà lo más cerca posible.

Había llegado la hora de comer. En La Taberna del Gourmet estaba todo preparado para recibirnos bien fresquitos. Gracias a Geni Perramón y al equipo de la Taberna, sobre todo Olga y Raúl. La comida fue perfecta. No podía faltar en el menú una degustación de nuestros arroces tan alicantinos.

Después de la comida estaba previsto visitar el Museo Volvo Ocean Race y tomar allí el café pero estábamos tan a gusto en la sobremesa que no tuvimos tiempo y decidimos irnos directamente a la Concatedral de San Nicolás. Nos faltaba Alejandro Cañestro que a última hora no pudo venir, así que nos habíamos quedado sin guía. Puse en marcha el plan B, avisando a Don Cristóbal vicario de la Concatedral que nos recibió en la capilla de la Comunión, una de las más bellas joyas del alto barroco español. Allí nos explicó brevemente la historia de la Concatedral, un auténtico tesoro escondido en pleno corazón de Alicante, nos abrió las puertas del claustro y nos invitó a visitar el retablo de San Nicolás una vez terminada la misa. Tengo que agradecer enormemente a Don Cristóbal su amabilidad por el detalle de atendernos sin previo aviso.

Al finalizar la visita a San Nicolás, llegó la hora de despedirnos. Poco a poco los compañeros se fueron marchando. Tan solo algunos se quedaban esa noche en Alicante. La despedida también tuvo su emoción porque llegó el momento de pasar el testigo a los compañeros que organizarán las próximas jornadas en Galicia el año que viene. Como no estaba Pilar Muiños fue Fernando Ares el que recibió por mi parte el testigo. Ellos dos se quedan al cargo de las III Jornadas de Convivencia protocolaria.

Como todo no puede ser perfecto, hubieron 2 fallos, ambos incontrolables por mi parte. La ausencia de  Yolanda Amatriaín, Pilar Muiños y Carmen Gómez Miranda, aunque gracias a las tecnologías que nos aportan tanto en los eventos, les fuimos retransmitiendo vía Periscope y whatshapp todo lo que íbamos haciendo, y el segundo fallo, el calor! que combatimos con los abanicos, las horchatas y el aire acondicionado.

Hasta aquí la crónica del programa que vivimos y disfrutamos en todo momento. Pero lo más importante para mí fue poder tenerlos a todos en mi tierra. Otra vez vuelvo a la convocatoria, el que vinieran de casi todos los puntos de España, mis compañeros de Alicante que también se sumaron a las jornadas y prometen unirse a las siguientes. Este grupo que nació en Zaragoza es como dice María Gómez Requejo un grupo al que parece que ves todos los días, me siento tan cerca de ellos y tan arropada que sabía que la II Jornada de Convivencia Protocolaria sería un éxito. Son compañeros y muchos de ellos ya amigos. Un cariño especial que ha fomentado el Protocolo.

Me siento ante todo orgullosa de pertenecer a este grupo. Mil gracias a todos por venir a Alicante!

Protocolistas & Co

Beatriz Freixas, Belén Egea, Julio Ramón, Marta Domenech, Fernando Ares, María Gómez, María de la Serna, Pilar Sánchez, Diana Rubio, Margarita Martínez, Celia Domínguez, Alfonso Yagüe, Delfina Marco, Marichel López, Diana Ripoll, Carmen Portugal, Charo García, David Hermoso, Chantal Subirats, Carmen Casanova, María Aragón, Ariadna Roca, Roger Mañés, Ruwaida Wehbe Zahr, Alejandro Arias, Fernando Rogel y Ramón Aracil.

Adiós Alicante2016

Hola Galicia2017

Julia Alonso


#IIJornadaConvivenciaProtocolaria de #Alicante2016, un #evento experiencial por @MariaPSC

PROTOCOLBLOGGERSPOINT 15/06/2016 

Jueves y viernes de la semana pasada los #protocoleros nos reunimos en Alicante. El año pasado el #ComandoMaño tuvo la genial idea de convocarnos a la “I Jornada de Convivencia Protocolera” y sentó las bases de algo –no quiero llamarlo “movimiento”, pero casi- que si el tiempo no lo remedia –y esperemos que no lo haga- que tiene los visos de convertirse en tradición, porque ya están programadas la tercera (Galicia) y cuarta edición (Segovia).

La II Jornada de Convivencia Protocolera se ha celebrado en Alicante. Convocados por JuliaAlonsoacudimos –por tierra, mar y aire, literal- “treinta y tantos” entusiastas del protocolo, demostrando, una vez más, la importancia del “efecto llamada”.

Fueron –en mi caso- 36 horas de lo más intenso, que empezaron con una comida “de picoteo” que duró hasta las 6 de la tarde, y que sirvió para reencontrarnos con algo que estamos perdiendo: la sobremesa.

La jornada en sí empezó esa noche, con una cena de bienvenida en el Real Club de Regatas y ahí empezó la “experiencia” que da título a este post y que voy a resumir en tres palabras: envidia, cohexión y logro.

Envidia

La cena preparada para los protocoleros era magnífica, por el lugar, la compañía y los platos que degustamos. La envidia no viene por ese lado, sino por otro evento que tenía lugar en la otra mesa que compartía con nosotros la terraza del Real Club de Regatas. Es decir, un evento colateral hizo que mi experiencia del propio fuera envidia, les cuento.

Cuando llegamos al RCR (por acortar el nombre) nos topamos con un grupo de unos 20 quinceañeros vestidos de “etiqueta” quinceañera, compartiendo el mismo espacio que nosotros. Nuestro primer pensamiento: “vaya marrón, nos van a dar la noche”, etc., etc. etc. “La primera en la frente”, que dicen en mi pueblo, la tuvimos cuando nos dijeron que “no hiciésemos ruido, ni dijésemos nada”, que iban a dar una “sorpresa a alguien muy querido”. Como los de protocolo somos gente pacífica, nos sentamos a la mesa y empezamos a charlar de nuestras cosas, nuestros “vecinos” también charlaban, pero sin hacer demasiado ruido. De repente se hizo el silencio y nos volvimos a mirar, un segundo más tarde todos gritaban de alegría al hacer acto de presencia la persona “muy querida” para aquellos chavales. Acto seguido se sentaron y fue “como si no hubiera niños” en la mesa, tranquilos, comedidos, sin alzar la voz, cenaron, situados a ambos lados de la mesa, dejando  a su invitado de honor en la cabecera de la mesa, presidiendo. ¿Sabían ellos de este detalle protocolario?, lo ignoramos, pero dieron en el clavo: mesa rectangular de presidencia única (a derecha e izquierda de quien presidía, las dos personas más importantes del grupo, y luego les diré por qué).

A los postres, intrigada, me acerqué a la mesa a preguntar – con la impunidad que da aquello de “no soy de aquí y nadie me conoce”- a aquellos chicos que no paraban de abrazar y mirar con cariño a un señor de pelo y bigote blanco. Pregunté a la joven sentada a su derecha, que resultó ser la delegada del curso quien me contó cómo toda la clase había preparado la fiesta sorpresa a su profesor, al que conocían de toda la vida y la que calificó como “el profesor más bueno del mundo”.  Frente a ella, a la izquierda de quien presidía, se situaba la subdelegada de la clase, más protocolo en juego. El profesor también señaló que aquellos chicos, a los que conocía desde niños, eran  “extraordinarios”. No voy a dar más detalles pero me dedico a la enseñanza ¿qué sentí? ENVIDIA, así, con mayúsculas.

Cohesión

La siguiente palabra: cohesión –“la fuerza de atracción que mantiene unidas las moléculas de un cuerpo”- es lo que se produce tras el efecto llamada. Los protocoleros somos un grupo cohesionado, lo que empezó con un “vamos a ponernos caras” o “vamos a desvirtualizarnos” ha ido un paso más allá. El grupo ha aumentado, se han ido adhiriendo miembros, personas capaces de cruzar la península Ibérica (que se lo digan a Fernando Ares) solo para pasar 36 horas juntos, eso es capacidad de convocatoria y lo demás son tonterías. Lo más grande de este grupo es que, a pesar de haberlos conocido hace nada, tengo la impresión de conocerlos de toda la vida. Cada vez que nos vemos es como si hubiéramos estado juntos el día anterior. Con un grupo así  se puede hablar de cualquier tema sin extremismos y sin necesidad de posicionarse constantemente, son gente muy implicada con la profesión y con un gran conocimiento de la materia: el protocolo.

Logro

El trabajo bien hecho, y por ello hay que felicitar a nuestra anfitriona, @JuliaAlonso, que ha demostrado ser una buenísima organizadora de eventos, no lo digo yo, lo decimos los treinta y tantos asistentes a la II Jornada de Convivencia Protocolera. El programa del evento al que nos invitó se cumplió a rajatabla: Cena, Desayuno, Vikingos, Mascletá, Comida y Visita a la Concatedral –con boda incluida- formaban parte del programa inicial y se cumplieron.

Enhorabuena Julia, has conseguido un evento  magnífico, con un contenido que nos ha encantado y que ha generado en nosotros emociones y sensaciones que  nos harán recordarlo como una experiencia única y memorable. Vamos, que has conseguido todo un evento experiencial, “ahí es ná“. Para muestra, esta galería fotográfica con fotos donadas por los participantes:

Hasta aquí el detalle de la experiencia que para mí supuso el evento #IIJornadaConvivenciaProtocolaria #Alicante2016; ya ha empezado la cuenta atrás para #Galicia2017, sus organizadores –Pilar Muiños y Fernando Ares– han recibido el testigo, esperamos la convocatoria.


Protocolo y convivencia: Alicante 2016 (por @abegea)

Hace justo una semana partíamos hacia Alicante para disfrutar de un estupendo programa preparado por nuestra querida amiga Julia Alonso con motivo de la II Jornada de Convivencia Protocolaria.

La I Jornada de Convivencia Protocolaria tuvo lugar en Zaragoza, allí, al finalizar, cogió el testigo Julia, quien este año las ha organizado en Alicante dejando el listón muy alto. La próxima convocatoria será en La Coruña y ya hay propuestas en firme para las siguientes: Segovia, Granada, Canarias…

Nuestra pasión por el protocolo nos hace ver allí donde vamos posibles localizaciones de actos; imaginar diferentes escenografías; localizar enchufes, servicios, salidas de emergencia, ascensores…; ordenar banderas mal colocadas; analizar estilismos varios; e interesarnos por los usos y costumbres de los lugares que visitamos. Así que poder visitar una ciudad teniendo como anfitrión a otro protocolero que conoce bien nuestras “manías” y que, por tanto, nos va a guiar por esos escenarios en los que se mueve habitualmente, mostrándonos y explicándonos el porqué de muchas de sus costumbres, es un lujo.

Y de lujo fueron las jornadas de Alicante. Comenzamos el viernes con una velada inolvidable en el restaurante del Real Club de Regatas, un lugar idílico donde tuvieron lugar los primeros reencuentros y desvirtualizaciones.

IMG_20160610_213713

El sábado comenzamos desayunando en Pequeña Luisa, un local con encanto donde tomamos fuerzas para el resto del día. Especialmente interesante y recomendable resultó la visita al Museo Arqueológico de Alicante MARQ, donde además de ver la exposición“Vikingos”, pudimos acceder a dos de las estancias en las que tienen lugar los diversos actos que se organizan en el museo.

IMG_20160611_125113

La mañana finalizó con una Mascletá en la plaza de los Luceros, un momento emocionante que pudimos compartir y disfrutar varios compañeros.  Tras esta intensa experiencia fuimos a comer a la Terraza de la Taberna del Gourment donde degustamos algunas de la exquisiteces de la gastronomía alicantina. La despedida llegaba a su fin, pero antes de marchar pudimos visitar la Concatedral de San Nicoláscon ceremonia incluida, una suerte para un grupo formado por “protocoleros”.

20160611_182030

La armonía y buena disposición fue la tónica general de estas jornadas. Disfrutar del entorno y conversar con compañeros de diferentes lugares compartiendo experiencias y complicidad fue lo mejor de estas #jornadasprotocolo que ya se han convertido en todo un referente.

13412885_10208039032845478_9202504107184380820_n

 

¡Adiós #Alicante2016! ¡Nos vemos en #Galicia 2017

 


Alicante 2016 en imágenes

Esto es lo que pudimos ver durante las II Jornadas de Convivencia Protocolera

Anuncios